De La Sagra a Brasil: Diario de una aventura (capítulo III)

Échale un vistazo al capítulo anterior: https://lavillanadelasagra.com/2020/11/17/de-la-sagra-a-brasil-diario-de-una-aventura-capitulo-ii/

Continuando con el tercer capítulo de “Diario de una aventura: de La Sagra a Brasil” me gustaría compartir un poco del contexto histórico y cultural del lugar donde me encuentro, Aldeia Hippie Arembepe. Se trata de una pequeña aldea con unas 25 casas, situada al noroeste de Brasil, erigida sobre una pequeña superficie de playa entre el océano Atlántico y el río Capybara. Entre estas dos balsas de agua existe una fuerte energía que ha inspirado desde su creación en los años 70 a artistas como Janis Joplin, Mick Jagger o Roman Polanski y ha sido casa y refugio cultural del movimiento alternativo brasileño. ¿Pero cómo comenzó un pequeño pueblo de pescadores a ser reconocido por la cultura y el movimiento alternativo internacional?

La historia de la fazenda Caratingui, que era el nombre del espacio en el que surgió la aldea en 1967, cuenta que era un pequeño poblado de pescadores que construyeron sus cabañas en un lugar hasta el momento deshabitado, sólo frecuentado por los propios pescadores nativos. En los años sesenta, en pleno auge del movimiento hippie, inspirados por la emoción del festival Woodstock, una pequeña comunidad de artistas comenzó a construir sus cabañas de barro con techo de paja. Con el pasar del tiempo, se dieron cuenta de que nadie había reparado en su presencia y resolvieron quedarse y fundar una comunidad basada en los preceptos de paz, amor, arte y cultura. Desde aquellos tardíos 60 hasta los años 90 la pequeña comunidad hippie sobrevivió sin ningún tipo de regulación, sin energía eléctrica ni agua potable, volviendo a un estilo de vida naturalista en un Brasil en pleno proceso de industrialización.

Fue en los años 90 cuando, fomentado por el crecimiento de la comunidad y del turismo asociado a ella, se creó la asociación de habitantes de la aldea, con la intención de preservar el patrimonio cultural y natural del lugar, además de evitar su expansión en un lugar de alto valor ecológico. Desde entonces, varios movimientos culturales y ecologistas realizan acciones en pro de la conservación de este espacio, reconocido como patrimonio cultural de la ciudad de Camaçari. No han sido pocos los intentos de acabar con este espacio por parte de diferentes colectivos con interés en el lugar, pero la unión de los habitantes para defender el espacio ha resistido a los intentos de invasión por parte de la industria hotelera, la construcción de viviendas o el tráfico de drogas. Actualmente, la aldea cuenta con unos 40 habitantes incluyendo unos 15 niños y niñas. La mayoría de sus habitantes se dedica a la artesanía y/o a la agricultura y pesca, mientras los niños y niñas crecen en un entorno natural con varias influencias culturales.

Pero el paraíso también tiene su precio, que es el difícil acceso de la comunidad a los centros urbanos. Antes de la pandemia, existía una carroza de caballos que venía a buscar a las niñas y niños para llevarlos a la escuela en el pueblo más cercano, el resto del día, los niños tenían disponible el espacio de la escuelita comunitaria “Menino da luz”, fundada por una organización benéfica belga y basada en los principios de la metodología Waldorf. De esta forma, ellxs tenían acceso a distintos tipos de aprendizajes generalmente proporcionados por habitantes de la comunidad o viajeros que se ofrecían como voluntarios durante un tiempo en la escuelita. Con la llegada de la pandemia, la suspensión de las clases presenciales y el cese del turismo, acabaron con estas oportunidades educativas así como con los recursos de muchas de las familias que viven de vender sus productos artesanales a los turistas. En este punto fue cuando llegué y resolví comenzar las aulas de vuelta en la escuelita, teniendo que mezclar los contenidos básicos de la escuela normal con otras metodologías y aprendizajes ligados a los intereses de los niños y niñas y mi formación profesional. ¡Si quieres seguir conociendo la historia de Aldea y de nuestra escuelita Menino da Luz, te esperamos en el siguiente capítulo en La Villana de la Sagra!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s