La paradoja del tren en La Sagra: mucha inversión y servicio precario

La Sagra es la región de España con más inversión en AVE por kilómetro cuadrado de toda España. Al mismo tiempo, es una región que cuenta con una gran parte de sus pueblos prácticamente incomunicados, al servicio de unos horarios de autobuses insuficientes para una población que no hace más que crecer. En paralelo, Castilla-La Mancha es la única comunidad de más de una provincia que tiene estación de AVE en cada una de sus capitales, pero desde la declaración del estado de alarma hasta julio se ha llegado a perder más del 60% del servicio de Renfe en la comunidad según CCOO, y a día de hoy no se han recuperado la mayoría de estos servicios que ya antes de la pandemia eran muy precarios, dejando en estado de abandono a muchos espacios rurales que pierden población joven a marchas forzadas. La pregunta es clara: ¿cómo puede haber tanta inversión ferroviaria y, a su vez, que tantos pueblos y pequeñas ciudades queden incomunicadas?

“El AVE no vertebra el territorio, sólo pone en comunicación a las grandes ciudades. Mucha gente tampoco puede gastarse lo que cuesta cada billete”. Ángel De Cabo es portavoz de la Plataforma por el tren Público y Social-Comarca de La Sagra, que lucha por un transporte digno y económico en La Sagra que debe llegar con la ampliación del servicio de cercanías y media distancia. Estas dos ramas acumulan 2 millones de usuarios diarios, mientras que el AVE sólo tiene 60.000 viajeros al día. A pesar de esta diferencia abismal, la Alta Velocidad ha acaparado cerca del 75% de la inversión de los últimos 25 años, como indican los datos del Ministerio de Fomento. “Está prevaleciendo el interés económico de unos cuantos sobre el interés social de la mayoría de la gente”, afirma De Cabo.

El AVE es un servicio muy codiciado por empresas de diferentes sectores. En el primer semestre de 2019 Adif licitó 1.316 millones de euros en contratos públicos. Grandes constructoras como ACS, OHL o Abengoa (sancionadas junto a otras por repartirse concursos públicos de Adif) se han adjudicado estos años numerosas obras de gran costo, al igual que las eléctricas, que en 2019 y 2020 se dividieron un contrato de 507,5 millones de euros entre Iberdrola (78,9%); Endesa (12%) y Acciona(9,1%). “El mantenimiento de un kilómetro de AVE son 150.000 euros anuales, y la factura de la luz del viaje Madrid-Sevilla, sólo ida, es igual a la que genera una ciudad de 25.000 habitantes diariamente. Si observamos la situación, sumada a las jubilaciones de muchos políticos en las grandes empresas de nuestro país, hay poco más que decir”, concluye De Cabo.

El precio de la vivienda en la comunidad de Madrid es muy alto, por lo que La Sagra es una alternativa más económica para muchas familias. Este factor, sumado al crecimiento industrial de la comarca sagreña de los últimos años, nos ayuda a comprender que municipios como Illescas y Seseña han experimentado un incremento demográfico del 180% y 400% respectivamente. Sin embargo, este tipo de crecimiento no ha venido acompañado de ningún tipo de mejora en el transporte. “Si no tienes coche en La Sagra, estás atrapado. Todo el que es mayor de edad tiene carnet o está intentando sacárselo”, añade Álex, un joven de Numancia de la Sagra. De Cabo relata que los únicos municipios que gozan de un transporte razonable son aquéllos por los que transcurre la carretera A-42, que disponen de autobuses cada 30 minutos. “Si vives en pueblos como Esquivias, Borox o Yeles es imposible hacer una vida normal si trabajas fuera y dependes del autobús, y hay mucha gente en esta situación que necesita un servicio digno”, dice De Cabo.

Desde la Plataforma no entienden, por ejemplo, que todavía existan vías unidireccionales en la comarca, se necesita una doble vía para poder poner en contacto a los municipios. En la época de más avance tecnológico de la historia, con los trenes más rápidos y eficientes, miles de personas ven limitada su movilidad en base a su patrimonio o el lugar en el que residen. “Renfe define como parada técnica la estación de Villaluenga-Yuncler. Lo que significa esto en realidad es que la gente que está dentro puede bajarse, pero nadie puede subir. Cuentan con varios empleados en la estación pero ninguno te puede vender un billete. Es incomprensible”, sostiene De Cabo. Las soluciones a los problemas de transporte de la comarca siempre han estado sobre la mesa. La Plataforma defiende que el mínimo exigido para llegar a una situación de mejora sería alargar la línea C-5 de Humanes hasta Illescas y hacer una línea de autobuses circular que recorriese La Sagra Alta y La Sagra Baja, además de enlazar la línea C-3 de Valdemoro hasta Seseña. “Lo ideal sería que el cercanías llegase a más pueblos que disponen de vías, con una línea C-5 que llegase a Villaluenga-Yuncler. Pero si contamos con una línea de buses circular que permita llegar a Illescas desde diferentes puntos, sería un gran avance”, añade De Cabo. 

La lucha por la llegada del tren a La Sagra lleva décadas vigente, y tal como nos afirma Ángel la movilización ha ido cayendo progresivamente ya que son muchos años sin cambios ni soluciones a la problemática. Sin embargo, el portavoz cree que la responsabilidad no debe recaer en los/as ciudadanos/as sino en los ayuntamientos y alcaldes/as de la comarca, ya que tienen la llave para movilizar a la gente y sólo lo hacen en campaña pre-electoral. “No es cuestión de reunirte con Fomento varias veces al año, sino de movilizar a tu pueblo y acordarte siempre de lo necesario que es el tren para la población, no sólo cada 4 años.” El portavoz comenta que desde la plataforma han conseguido que se tenga en consideración una petición escrita a Fomento recientemente, pero ésta fue modificada por los/as diferentes representantes de La Sagra Alta y Baja para que no fuera una petición exclusiva para la llegada del servicio ferroviario, ya que se aceptarían también medidas como un carril extra en la A-42 o autovías comarcales, dejando de ser el tren la exigencia prioritaria. 

Presentación de la Plataforma de una proposición no de ley para su debate frente al Congreso, con el objetivo de mejorar el servicio ferroviario en Castilla-La Mancha y La Sagra

El representante de la Plataforma asegura que el tren siempre se aparca en beneficio de otros medios que, además de caros, son mucho más contaminantes que el tren. Y es verdad. El transporte de mercancías ferroviario en la Unión Europea ronda el 19% del total. Para los objetivos de la Agenda 2030 se pretende subir la cifra a un 30% a nivel UE. España apenas roza el 4%, y esto nos coloca en el vagón de cola ya que también es cierto que el tren es uno de los medios más sostenibles que hay. De acuerdo con el Ministerio de Transición Ecológica el sector del transporte supuso el 29% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en España. El tren supuso únicamente el 0,5% de todos los gases que generó el transporte, siendo el 72% del tráfico rodado, el 14% del aéreo y el 13% del marítimo, según dicta la Agencia Europea del Medioambiente. Los vehículos ferroviarios tiene una vida útil muy longeva (hasta 40 años), y prácticamente se construyen por completo a base de materiales reutilizables. Son rápidos, medianamente económicos y el medio de transporte colectivo que menos contamina. Pueden ser también un medio que cohesione a las zonas rurales con las urbanas y que conecte más a los municipios cercanos, creando así nuevas oportunidades económicas además de cumplir una función social vital. Es necesario un cambio de mentalidad política para lograrlo, y la movilización popular sigue siendo la mejor arma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s